Nayra Mujer Psicóloga | MI MANEJO ESPECTANTE
ANTERIOR
CERRAR
SIGUIENTE

MI MANEJO ESPECTANTE

Lo que hubiese necesitado saber y nadie me contó acerca del legrado, el manejo farmacológico y el manejo expectante

 

Cuando una Mujer está transitando un momento tan duro como es un aborto (encontrándose clínicamente estable) es fundamental que:

  • Desde el estamento médico, se le aconseje sobre el manejo de las intervenciones posibles con respeto y libertad de elección según sus necesidades.
  • Perciba de dichos profesiones que va a recibir un apoyo honesto y cálido durante el tiempo que dure todo el proceso.

De esta forma se estará facilitando que dicha Mujer experimente un sosiego (a pesar del dolor tan profundo) y una seguridad en su propio cuerpo que le brindarán una gran fortaleza para vivir su duelo.

Conocer previamente las diferentes opciones de conductas terapéuticas (quirúrgica, farmacológica o natural) para la expulsión del feto es crucial porque cuando sobreviene una vivencia tan difícil es muy probable que la Mujer se encuentre en un estado de shock que dificulte el que pueda discernir con claridad.

Si la Mujer se encuentra sana y no han transcurrido más de cuatro semanas (hay fuentes que citan hasta ocho) desde la interrupción del embarazo no habría ningún motivo para que esta no pudiera transitar un momento tan desgarrador desde la opción que le resultase menos dolorosa o ansiógena. Es importante que en esta tesitura la Mujer se de permiso para respirar, inundarse de calma e intimidad, llorar desconsoladamente y escucharse profundo sin presiones ni juicios externos que pudieran debilitarla aún más o hacerla sentirse culpable.

Por el contrario, se debería proceder a un legrado inmediato tanto si se produjera algún tipo de infección en el cuerpo de la Mujer como en el caso de que tras haberse realizado otras intervenciones para el expulsivo (farmacológica o manejo expectante) no se hayan terminado de eliminar todos los tejidos embrionarios y endometriales.

En este artículo voy a exponer aquella información referida al Legrado, a la Intervención Farmacológica y al Manejo expectante que tanto hubiese necesitado leer hace cinco años cuando estaba pasando por el trance de haber sufrido varios abortos espontáneos consecutivos.

En relación al Legrado

Hay de dos tipos:

  • Raspado o Curetaje, técnica más antigua que consiste en ir raspando las paredes del útero con una cureta acabada en cuchilla.
  • Aspirado: técnica más reciente mediante la cual se emplea un pequeño aspirador que  retira los restos embrionarios y endometriales. Es menos peligrosa porque reduce el peligro por cortes o perforaciones.

Cuándo se recomienda emplear esta técnica de cirugía mayor:

  • Para las Mujeres que presentan sangrado excesivo, inestabilidad hemodinámica, signos de infección en los productos de la concepción retenidos o diagnóstico provisorio de enfermedad trofoblástica gestacional.
  • En caso de que la Mujer presente síntomas de una posible infección como: olor fuerte de flujo, dolor agudo abdominal, hemorragia y fiebre. En este caso sería necesario proceder de inmediato al legrado.
  • Cuando se haya expulsado el embrión pero queden restos de tejido embrionario.

Ventajas del Legrado

  • Para aquellas Mujeres que pese a encontrarse clínicamente estables, se sientan psicológica y emocionalmente exhaustas y necesiten que esta fase del expulsivo acabe cuanto antes el Legrado es una maniobra liberadora para ellas. Les permite tomar conciencia de que su embarazo ha terminado y pueden empezar su duelo hacia la integración de esta vivencia.
  • Evitar complicaciones a nivel ginecológico si la Mujer está sufriendo una infección.

Desventajas del Legrado

  • El peligro potencial de perforar el útero, así como de generar heridas que conlleven cicatrices que a su vez dificulten posteriormente futuros intentos de quedar embarazada.
  • El riesgo de infección que conlleva cualquier intervención quirúrgica.
  • La posibilidad de desarrollar sinequias que disminuyan el espacio uterino y compliquen la concepción.
  • Los riesgos y efectos secundarios derivados de la epidural o anestesia general.
  • La privación a la madre de poderse llevar consigo los restos de su criatura por considerarlos desde el contexto hospitalario como “residuo sanitario”,  negándole así la posibilidad a ella y su familia de que puedan despedirse de su hij@ como lo estimen oportuno.
  • La inhibición de la segregación natural de oxitocina al producirse el expulsivo de manera natural, supondría un baño protector y apaciguante de hormonas del amor así como un antidepresivo natural en un momento tan difícil.

Sobre la intervención Farmacológica

  • El Cytotec es un fármaco de síntesis análogo a la prostaglandina E1 que se utiliza frecuentemente para provocar el parto.
  • Se deberá acudir a revisión ginecológica en caso de no haber comenzado a sangrar dentro de las 24 horas siguientes al inicio del tratamiento y si los sangrados se prolongasen más de 3 semanas (para descartar la persistencia de productos de la concepción retenidos o un embarazo molar).

Ventajas de la Intervención Farmacológica

  • Puede realizarse en forma ambulatoria o con la paciente internada. De ser la primera opción la Mujer gozaría de una mayor intimidad y tendría la posibilidad de recoger los restos embrionarios de su criatura para un posterior y sanador ritual de despedida.
  • No requiere profilaxis con antibiótic ni el anti-D para las mujeres Rh negativas.

Desventajas de la Intervención Farmacológica

  • Una vez tomado no puede administrarse nada para reducir las contracciones que son muy violentas y dolorosas.
  • Los efectos secundarios incluyen náuseas (22-35% de las mujeres), fiebre (15%), diarrea (6-21,2%) y vómitos (7%).
  • Por lo general, el sangrado comienza pocas horas después de la administración del fármaco y puede durar hasta 3 semanas.

En relación al Tratamiento Expectante

Consiste en dejar que sea el cuerpo el que naturalmente desencadene la eliminación del feto de una forma similar a un parto con expulsión del tapón mucoso, contracciones, expulsivo y sangrado abundante, similar a una regla que puede llegar a durar hasta un mes.

Este proceso puede llegar a durar entre cuatro y seis semanas desde que el embarazo se detiene. Sería recomendable que hubiera un seguimiento médico cercano y respetuoso a lo largo del mismo para control ecográfico.En ningún caso será recomendable continuar con esta maniobra si aparecen señales que determinen una posible infección, como ya comentamos anteriormente.

Ventajas del Tratamiento Expectante

  • Experimentar el fuerte flujo de oxitocina que eleva el nivel anímico de la Mujer facilitando una mejor y más llevadera elaboración del duelo.
  • Poder experimentar la experiencia de parir lo cual aumenta la autoconfianza y amor hacia tu propio cuerpo, en lugar de sentir rabia y enfado hacia él por la pérdida albergada.
  • Evitar riesgos asociados a las diferentes maniobras intervencionistas (si no son imprescindibles) como daños en el útero, sinequias, daños en el endometrio, roturas, infecciones que podrían ocasionar infertilidad secundaria.
  • El no forzar el proceso (si no hay riesgos para la vida de la madre) y dejar que el cuerpo se tome sus tiempos naturales le proporciona a su vez a la Mujer un tiempo de espera que puede ser muy beneficioso para ir asimilando la noticia e integrando la pérdida. Además al estar fuera del entorno hospitalario la Mujer ya no es una paciente. Puede cobijarse en los brazos de quien ella necesite y a su vez permitirse los momentos de intimidad que precise.
  • Ofrece la sanadora posibilidad a la familia que ha perdido a su bello ser de despedirse de este de la manera que considere más acorde con sus sentimientos.
  • No requiere profilaxis con antibiótico ni el anti-D para las mujeres Rh negativa.
  • Dar tiempo para detectar posibles errores en el diagnóstico de muerte gestacional frente a la frenética e imperativa maniobra de recomendar el legrado a escasas horas de no detectar latido cardíaco.

Desventajas del tratamiento expectante

  • Comparativas médicas sobre el manejo expectante vs el manejo farmacológico o quirúrgico, obtuvieron los siguientes resultados: una tasa más elevada de intervenciones de emergencia no planificadas en el manejo expectante (35% vs. 18%). También hallaron tasas más elevadas de transfusiones de sangre (1,6% vs. 0,4%) en las Mujeres asignadas al azar al manejo expectante, pero no hubo ninguna diferencia significativa en la tasa de infección.
  • La Mujer que elige este modo de despedir a su bebé se encuentra muchas veces teniendo que hacerlo sola o en el ámbito privado, por no encontrar el amparo en el sistema obstétrico público donde se vean respetados sus ritmos y necesidades.
  • Al realizarse la expulsión de los restos en casa, no hay posibilidad de llevarlos al hospital a que los analicen, pues han de darse unas condiciones de esterilidad muy concretas que en casa no se dan.
  • Para poder afrontar este tratamiento la Mujer tiene que sentirse muy segura y tener una red de apoyo cálida y respetuosa porque sostener dentro de tu útero a ese lindo ser sin latido es una vivencia muy triste y desoladora.
  • Es además un momento incierto porque la Mujer no sabe cuánto durará el proceso ni cuándo comenzarán las contracciones (suele ser durante la noche o cuando la mujer baja su actividad).

Mi propia vivencia…

Lo que recuerdo de mi tercer aborto espontáneo en el que decidí junto con mi pareja realizar un manejo expectante (gracias a una gran amiga que había pasado por este mismo trance y me habló sobre ello), es una sensación de Amor muy profundo hacia ese hijo (yo le sentía varón) manifestado en el hecho de acompañarle dentro de mí durante el tiempo que él necesitase quedarse albergado en mi útero* a la vez que recuerdo sentir una tristeza muy grande desde la que yo le pedía que se agarrara a la vida en mí.

Pero no fue así. A los tres días, por la noche, comencé el trabajo de parto y tras ocho horas en las que me sentí muy orgullosa de mi cuerpo y muy cuidada por mi pareja, pude recoger entre múltiples coágulos lo que parecían unos preciosos (al menos para mí) restos embrionarios. Nuestra Estrella de río. Recuerdo el torrente de oxitocina por mis venas en los dos días posteriores como una sensación empoderadora. Pronto la tristeza llamó a la puerta para quedarse una temporada en nuestros corazones. Ahora la imagen de nuestras tres Estrellas está simbolizada con tres estrellas de mar a la entrada de nuestra casa junto a fotos familiares y en el logo de mi identidad digital, www.nayramujerpsicologa.com.

La información en la que se basa este artículo proviene de las siguientes páginas web:  

https://duelogestacionalyperinatal.com/,https://www.elpartoesnuestro.es/  ,https://www.intramed.net  

* Con este comentario no querría en ningún modo herir sensibilidades ni que pareciera que cuestiono que un método es de ser mejor madre o de ser una persona más capaz que otro. Simplemente me parece muy interesante exponer las consecuencias tan positivas, para mi sorpresa, que tuvo el transitar este doloroso momento desde el manejo expectante. Cualquier decisión que venga de ti, es lícita y debe ser respetada.

Dejar un comentario

En proceso. Tu email no se publicará.

Por favor, espera...